Una mezcla probiótica de 14 cepas ayuda a controlar el dolor de cabeza, tanto en migrañas crónicas como en episódicas

Un estudio doble ciego, controlado, de 10 semanas de duración en el que participaron 50 afectados por migraña episódica y 50 por migraña crónica llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Teherán, evaluó la eficacia de una mezcla probiótica de 4.000 millones de bacterias compuesta por 14 cepas.

El uso de los probióticos se asoció con una mejoría significativa en los 2 tipos de migraña. En concreto los ataques de migraña se redujeron un 40 % entre los afectados por migrañas episódicas y un 45 % entre los afectados por migraña crónica respecto al grupo placebo. Además, se observó una menor intensidad en las migrañas, del 29 % en el grupo de migrañas episódicas y del 31 % en el grupo de migrañas crónicas, comparado con el grupo placebo.

Cada vez hay más investigaciones que relacionan el microbiota con el estado psicológico, en especial en lo relativo a una mayor susceptibilidad frente al estrés, la ansiedad o la depresión en situaciones de alteraciones de la flora intestinal.

Se cree que esta estrecha relación intestino-cerebro se debe a diferentes factores, entre los que destacaría una mayor inflamación intestinal asociada a disbiosis intestinales. Esto favorecería una mayor permeabilidad intestinal al paso de toxinas hacia el torrente sanguíneo, generando un estado proinflamatorio general y una mayor propensión a ataques de migraña.

Los resultados de este estudio redundan en la importancia del eje intestino-cerebro y muestran la efectividad del uso de suplementos probióticos multicepas concentrados en el control de la migraña.

Referencias:
Martami F et al. The effects of a multispecies probiotic supplement on inflammatory markers and episodic and chronic migraine characteristics: A randomized double-blind controlled trial. Cephalalgia. 2019 Jun;39(7):841-853.

2 comentarios
    • Bétula Complementos Alimenticios
      Isaac Cobos Dice:

      Hola Javier,

      El estudio del que nos hicimos eco contenía una mezcla de 14 bacterias probióticas, aportando un total de 4.000 millones de bacterias diarias. En concreto las bacterias aportadas fueron:

      Bacillus subtilis
      Bifidobacterium bifidum
      Bifidobacterium breve
      Bifidobacterium infantis
      Bifidobacterium longum
      Lactobacillus acidophilus
      Lactob. delbrueckii ssp. bulgaricus
      Lactob. casei
      Lactob. plantarum
      Lactob. rhamnosus
      Lactob. helveticus
      Lactob. salivarius
      Lactococcus lactis ssp. lactis
      Streptococcus thermophilus

      Sin embargo, otro estudio de 2015 con 7 especies probióticas y 5.000 millones de bacterias diarias, no encontró mejoría en pacientes con migraña.

      The effects of a multispecies probiotic on migraine and markers of intestinal permeability-results of a randomized placebo-controlled study – PubMed (nih.gov)

      En este caso las bacterias utilizadas fueron:

      Bifidobacterium bifidum
      B.lactis
      Lactobacillus acidophilus
      Lactob. Brevis
      Lactob. Casei
      Lactob. salivarius
      Lactococcus lactis

      Se cree que los mecanismos que explicarían la utilidad de los probióticos en migrañas serían su efecto sobre la disminución de la permeabilidad intestinal y una consecuente reducción en las respuestas inflamatorias corporales.

      Teniendo en cuenta esto, seguramente el estudio con 14 bacterias probióticas, que incluía entre otras L. plantarum, Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium longum que han mostrado presentar importantes efectos antiinflamatorios podría explicar el porqué un estudió mostró resultados positivos y el otro no. En cualquier caso, las relaciones que se establecen entre las diferentes especies probióticas ente sí y entre las bacterias y el huésped son muy complejas y el hecho de aportar un probiótico con una mayor variedad de bacterias puede favorecer una mayor diversidad en la flora intestinal que también se debería considerar.

      Mi consejo sería el de aportar un probiótico con alta diversidad de bacterias, que incluya L. plantarum, Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium longum , con un buen número de bacterias (4.000 millones como mínimo) y que garanticen la supervivencia de las bacterias a nivel digestivo (como cápsulas gastro resistentes).

      Un saludo.

      Isaac

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *